¿Cómo se comporta el subconsciente?

EL SUBCONSCIENTE

El subconsciente actúa siempre desde el momento presente, examinando detenidamente el mundo que nos rodea y las señales externas, percibiendo las condiciones del entorno y reaccionando de inmediato con un comportamiento previamente adquirido, sin participación alguna de la mente consciente y sin hacer juicios ni preguntas. El subconsciente actúa según la información de que dispone. Todas nuestras experiencias vitales se almacenan, como si de un disco duro regrabable se tratase, para ser utilizadas posteriormente al determinar nuestra respuesta ante estímulos similares.

El subconsciente no juzga, no espera a realizar un análisis de la situación, no distingue el bien del mal ni lo correcto de lo incorrecto. Simplemente actúa como respuesta a los estímulos que recibe. Y teniendo en cuenta que más del noventa y cinco Por ciento de nuestras decisiones, acciones, emociones y conductas provienen de nuestro subconsciente, si nuestras percepciones o aprendizajes no han sido correctos, nuestras respuestas tampoco lo serán.

Nuestras respuestas a los estímulos externos están
controladas por las percepciones e ideas que a lo largo
de nuestra vida se han convertido en creencias.

Al contrario de lo que ocurre con nuestra mente consciente, donde podemos controlar nuestra atención y nuestros pensamientos, a nivel subconsciente ese control no existe. La reacción ante cualquier estímulo es automática.

La suerte es que podemos cambiar la programación que utiliza nuestro subconsciente. Podemos reprogramar nuestro piloto automático a voluntad. En la actualidad sabemos que el subconsciente es accesible y moldeable. Sabemos que tenemos la capacidad de preguntarle por la información que utiliza para tomar sus decisiones, e incluso preguntarle cuál es el mejor camino para realizar una determinada transformación. Sabemos que podemos reprogramar cualquier tipo de información que nuestro subconsciente utilice, y que para ello no son necesarias máquinas potentes ni profundos conocimientos científicos. De hecho, todos y cada uno de nosotros lo hacemos de forma espontánea a diario.

Cuando se apoderan de nosotros las emociones y somos incapaces de pensar con claridad, es porque ha tomado las riendas el hemisferio derecho; cuando somos excesivamente analíticos y nos desvinculamos de nuestras emociones, estamos anclados en el hemisferio izquierdo, y en los momentos en que nos sentimos integrados y pensamos y actuamos con fluidez, el hemisferio derecho y el izquierdo interactúan entre sí con total eficiencia.

Sacar todo el potencial que tenemos requiere del correcto
desarrollo de ambos hemisferios, de su sincronización e
integración. Ambos son complementarios y totalmente necesarios;
las conexiones neuronales que engloban ambos hemisferios
son las que permiten desarrollar todo nuestro potencial.

Las investigaciones más recientes en el ámbito de la neurología demuestran que nuestras respuestas emocionales e instintivas, aquellas generadas por nuestra mente subconsciente, son identificadas en nuestro corazón décimas de segundo antes de ser percibidas en nuestro cerebro.

No Comments

Post A Comment

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En que podemos ayudarte?